Electroterapia - Fisioterapia Fermín Bañuelos Andrío
157
single,single-portfolio_page,postid-157,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,qode-title-hidden,vss_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

 

Electroterapia

 

"electroterapia"

Paciente recibiendo electroterapia en su hombro derecho.

La Electroterapia es una disciplina de la medicina física y de la rehabilitación, y cuya finalidad es la del tratamiento de lesiones y enfermedades por medio de la electricidad. El fisioterapeuta utilizará los diferentes tipos de corrientes dependiendo del efecto que se quiera obtener en cada fase de la evolución de la patología a tratar.

 
Gracias a la Electroterapia se puede fomentar la neuroestimulación para estimular las fibras nerviosas (que son responsable del movimiento), realizar un tratamiento descontracturante para reducir el tono muscular y las contracturas y llevar a cabo un programa endorfínico que aumenta el flujo sanguíneo. Este tipo de programas se utilizan principalmente durante la rehabilitación de traumatismos del sistema nervioso o bien otras aplicaciones neurológicas.

 

Efectos de la Electroterapia

Cuando se aplica una corriente de Electroterapia se producen los siguientes efectos específicos:

  • Efectos primarios: son dos principalmente, el efecto térmico y el efecto químico.
  • Efectos secundarios: vasodilatación, analgesia y acción excitomotriz.

 

Tipos de corrientes de Electroterapia

    1. Baja frecuencia: con este tipo de corrientes se busca sustituir estímulos fisiológicos naturales por un estimulo artificial que se consigue a partir de un equipo generador. La corriente va a producir la contracción del músculo al crear una diferencia de potencial entre la membrana y el interior de la fibra nerviosa excitada. También tiene un efecto analgésico, antiespasmódico, hiperemiánte y térmico.
    2. Media frecuencia: indicada en procesos de atrofia muscular por inmovilización, degeneración parcial del sistema neuromuscular, estimulación, en caso de anquilosis, contracturas, tonificación, y en casos de problemas de circulación periférica.
    3. Alta frecuencia: la onda corta, que dependiendo de su forma de aplicación tendrá un efecto térmico o no, va a tener un efecto analgésico, relajante muscular, estimula la circulación sanguínea, favorece la cicatrización de las heridas, antiinflamatoria, profiláctica en postoperatorios. También esta indicada para esguinces, roturas musculares, contusiones, fracturas, osteomielitis, bursitis, sinusitis, prostatitis y estimulante de la circulación periférica, ciática, etc.