ATM. Disfunción temporomandibular - Fisioterapia Fermín Bañuelos Andrío
166
single,single-portfolio_page,postid-166,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,vss_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

 

ATM. Dolor Orofacial y Disfunción Temporomandibular

 

"atm"

Fisioterapeuta enseñando con un cráneo de silicona técnicas de ATM, Dolor Orofacial y Disfunción Temporomandibular.

La fisioterapia ATM es fundamental en el tratamiento del síndrome ATM (o también conocido como Dolor Orofacial y Disfunción Temporomandibular) ya que permite junto con otros tratamientos de fisioterapia restaurar la función normal (articular y muscular) del sistema masticatorio en relación con los demás componentes de la cabeza y el cuello. Esto se consigue gracias a la aplicación de un programa individualizado donde se ponen en práctica una gran variedad de técnicas y modalidades terapéuticas que tienen como objetivo fundamental recuperar la función mandibular óptima del paciente.

 

Se considera Disfunción Temporomandibular a los trastornos funcionales del aparato masticatorio que incluyen cualquier alteración en las relaciones de los dientes con sus estructuras. Estas estructuras serán los maxilares, la articulación temporomandibular (ATM), los músculos y el paquete vasculonervioso.

 

Causas del síndrome ATM o Dolor Orofacial y Disfunción Temporomandibular

  • Alteraciones menisco-condilares.
  • Alteraciones musculares y de oclusión.
  • Cuadros inflamatorios agudos o crónicos.
  • Enfermedades infecciosas y neurológicas.
  • Enfermedades metabólicas.
  • Hipomovilidad mandibular crónica.
  • Pérdidas dentarias.
  • Tensión psíquica.
  • Trastornos del crecimiento y desarrollo.
  • Traumatismos.

 

Tipos de trastornos del síndrome ATM o Dolor Orofacial y Disfunción Temporomandibular

  1. Bruxismo: el paciente presenta dolores de cabeza y/o cuello e hipertrofia muscular. El bruxismo es un movimiento oral parafuncional que se desencadena para liberar tensión emocional y cursa con apretamiento o rechinamiento dentario fuera de los movimientos fisiológicos masticatorios o de deglución.
  2. Síndrome Miofascial: el dolor es regional, moderado y sordo y se agrava con los movimientos mandibulares. Puede desencadenarse por diferentes estímulos como tacto, presión, frío, sobre determinados puntos gatillo. Este dolor se reduce significativamente con la inyección de un anestésico local en el músculo y con el masaje y relajación muscular de la zona afectada.
  3. Trastornos del Disco Articular: el dolor es agudo y localizado y aparece en los movimientos de apertura y cierre. Se suele acompañar de un clic o chasquido articular. Este tipo de dolor puede tener un origen ligamentoso, retrodiscal, capsular o artrítico.