Rehabilitación Musculoesquelética - Fisioterapia Fermín Bañuelos Andrío
163
single,single-portfolio_page,postid-163,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,vss_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

 

Rehabilitación Musculoesquelética

 

"rehabilitación musculoesquelética"

Un paciente recibiendo un masaje en la espalda para una rehabilitación musculoesquelética.

La Rehabilitación Musculoesquelética es un programa de Fisioterapia para las personas con discapacidades o deterioros debidos a enfermedades, trastornos o traumatismos de los músculos o de los huesos. Los programas de Rehabilitación Musculoesquelética con frecuencia pueden mejorar la capacidad funcional, aliviar los síntomas y aumentar el bienestar del paciente.

 

Los Trastornos Musculoesqueléticos en España, en su conjunto, se sitúan entre las primeras tres causas de Baja Laboral, en aumento continuo, galopante, en la última década en cuanto al numero de Bajas Laborales, y ya situado en el primer puesto del ranking de duración media de los procesos por Incapacidad Laboral Temporal.

 

Las lesiones Musculoesqueléticas abarcan desde lesiones traumáticas como desgarros, esguinces, fracturas, contusiones, etc. Y dentro de las lesiones crónicas y/o degenerativas encontramos la artrosis, artritis, tendinopatías, lumbagos, etc. Implicando daños dentro del sistema óseo, musculo-tendinoso, ligamentoso y articular.

 

El objetivo de la Rehabilitación Musculoesquelética consiste en ayudar al paciente a recuperar el máximo nivel posible de funcionalidad e independencia y a mejorar su calidad de vida general tanto en el aspecto físico como en los aspectos psicológico y social.

 

¿Qué tipo de lesiones pueden mejorar con la Rehabilitación Musculoesquelética?

Las lesiones que pueden mejorar con la Rehabilitación Musculoesquelética pueden incluir, entre otras, las siguientes:

  • Amputaciones.
  • Artritis.
  • Desgarros de tendones, como lesiones del tendón de Aquiles y desgarros del manguito rotador en el hombro.
  • Dolor de espalda.
  • Esguinces, distensiones, dislocaciones articulares y fracturas (lesiones traumáticas).
  • Lesiones y reemplazo de las articulaciones.
  • Osteoporosis
  • Tendinitis o el síndrome del túnel carpiano (lesiones de estrés repetitivo).
  • Tumores en los huesos.